Diseñan cámara térmica de bajo costo

Diana Teresa Parra Sánchez, docente asistente del programa de Ingeniería de Sistemas e investigadora de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB) y Juan Pablo Peláez Sarmiento, CEO de Think Link, una spin-off que nació en la Universidad, se unieron para crear un diseño de cámara térmica que permite detectar si las personas tienen fiebre o no, gracias a una lectura termográfica. 

Según Peláez Sarmiento, “el sistema se activa cuando una persona registra una temperatura superior a 38 grados centígrados, ahí se considera que esa persona tiene un indicio de fiebre y que por ende esa lectura requiere de atención, entonces el sistema genera una alarma o alerta a la persona encargada del ingreso para que se tomen las medidas correspondientes dentro de cada locación”. Los datos de temperatura e ingreso, son registrados en el sistema de la nube de Amazon Web Services.

La iniciativa busca que este producto sea accesible para cualquier empresa o institución, gracias a su bajo costo. De acuerdo con el CEO de Think Link, en el mercado existen otros tipos de cámaras que cumplen la misma función, con un amplio espectro de captura de imagen, pero con precios bastante elevados. “Queremos demostrar lo que sabemos con un producto de fácil adaptación y que se pueda poner en establecimientos comerciales, universidades y centros de salud”, añade.

Think Link es una spin-off (así se le llama a lo que se deriva de otra empresa ya estructurada, en este caso de un trabajo de investigación) que surgió gracias a una convocatoria de Colciencias, ahora Ministerio de Ciencias, Tecnología e Innovación, en la que  la Universidad fue una de las seleccionadas para crear un Centro de excelencia y apropiación de Internet de las Cosas.

El director de Investigaciones de la UNAB, César Darío Guerrero Santander, sostiene que el proyecto de la cámara térmica está más enfocado en un desarrollo tecnológico en corto tiempo que en un labor meramente investigativa, en el que invierten tanto la Universidad como la spin-off.

La cámara térmica está compuesta por varios elementos electrónicos y de Hardware: dos cámaras, una normal de visión nocturna y una térmica, las cuales se conectan a un equipo de cómputo que sustituye la tarjeta de procesamiento donde se almacenan los datos de manera local y después se conectan a través de internet con la nube de Amazon Web Services.

“El equipo de trabajo hizo un reconocimiento de soluciones tecnológicas desplegadas a nivel mundial, también en bases académicas para conocer el uso de cámaras termográficas para la identificación de pacientes con fiebre y esa búsqueda de soluciones nos permitió encontrar dispositivos así como las tecnologías empleadas para este tipo de soluciones”, señala Parra Sánchez.

El proyecto se encuentra en la fase de evaluación para darle un manejo comercial. También se están haciendo pruebas finales para continuar luego a la etapa de calibración en la cual la cámara térmica se enfrenta a una comparación de temperatura real frente a una simulada. Esto permite que el dispositivo pueda identificar la temperatura real que indica el rostro de la persona. 

“Estamos en un proceso casi de dos o tres semanas máximo, y esperamos que para mitad de julio el producto ya esté listo, ya esté probado en ambiente real y que a partir del 15 de julio ya esté en las entradas de la UNAB e incluso en la Clínica Foscal”, indica Peláez.

Información adicional