En Unibagué se investiga con drones por un arroz más sano

El interés de articular la precisión y la potencia de los drones a la necesidad de los agricultores del Tolima por mejorar la productividad de sus cultivos generó un valioso proyecto liderado por el investigador Óscar Barrero Mendoza, adscrito al programa Ingeniería Electrónica, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Ibagué.

(Motivamos el emprendimiento y la investigación: Son mejores líderes para emprender)

La iniciativa, titulada Sistema de generación de alertas tempranas a partir de drones, para mejorar la productividad del cultivo de arroz en el Tolima, ha sido aplicada desde 2017 en los distritos de riego Usocoello (Espinal), Asorrecio (Lérida - vereda La Sierra) y Usosaldaña (Saldaña), con el fin principal de optimizar la siembra en sus territorios.

“Hay que hacer todo un trabajo para que eso sea posible, pues va más allá de volar un dron, tomar la foto de un cultivo y ya”, describe el titular del proyecto, quien trabajó con otros siete docentes, entre ellos Sergio Alejandro Balaguera y Juan Sebastián Trujillo, de la Facultad de Ciencias Naturales y Matemáticas.
En este proyecto, de transferencia tecnológica, se trabaja con drones equipados con cámaras multiespectrales, termográficas y RGB, con apoyo técnico de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), en seis terrenos experimentales de 1 ha en las zonas antes mencionadas.

De acuerdo con Barrero Mendoza, es más que una herramienta, es un trabajo de educación y concientización de los agricultores, pues no es fácil hacer que estos cambien la forma como han cultivado toda la vida.

"Antes se manejaban los lotes como si estos fueran homogéneos, pero ahora, con el uso de tecnología, se puede hacer un manejo heterogéneo con el fin de mejorar su productividad", expone.

¿Cómo funciona?
 
Imagen dron y profesor Óscar Barrero Mendoza
La generación de alertas está orientada en cuatro momentos clave del cultivo: la instalación del sistema de irrigación, el manejo de malezas, el manejo nutricional y el seguimiento fitosanitario.

Para lograrlo, dichos artefactos sobrevuelan a distintas alturas para tomar al menos 2.500 fotografías en un lote escogido, con lo que se logra un mapa preciso de las necesidades que tiene cada terreno para que, de esta manera, el agricultor tome la decisión adecuada para su mejoría.

“Los drones convencionales tienen cierto alcance. Por eso, si uno quiere analizar problemas específicos y enfermedades o verificar su rendimiento, con una cámara normal es muy complicado hacerlo”, sostiene el investigador.

(Explora el perfil en Pure del profesor Óscar Barrero)

El proyecto se ejecuta en desarrollo del convenio 2077 de 2017, firmado con la Gobernación, a través del Sistema General de Regalías, con la intención de mostrar el gran potencial que tienen los drones en este diagnóstico.
 
Gracias a la previa elaboración de protocolos, manuales y material de apoyo, se ha permitido obtener resultados importantes en cuanto a la detección de problemas del sistema de irrigación, zonas con malezas y estrés hídrico y nutricional en cultivos de arroz del departamento.

El monitoreo se hizo aéreo y terrestre, de acuerdo con la problemática por estudiar, con equipos de última tecnología como drones y cámaras RGB, multiespectral y térmica, al igual que un sistema de georreferenciación de precisión milimétrica.

Los resultados

Como resultado se desarrolló un sistema de alertas tempranas con base en imágenes aéreas, para detectar a tiempo problemas en el sistema de irrigación, zonas con malezas y zonas con problemas de estrés hídrico y nutriconal en cultivos de arroz.  
 
Este sistema tiene como fundamento algoritmos basados en técnicas de aprendizaje de máquina y técnicas avanzadas de manejo de sistemas de información geográfica. Como ejemplo está la siguiente gráfica, de uno de los tres distritos evaluados.
 
Imagen terreno en proyecto de drones cultivo de arroz
Para el manejo de los drones, los integrantes del proyecto fueron capacitados por el Instituto Educativo Aeronáutico de Colombia.
 
Imagen drones cultivo de arroz
 
Imagen proyecto de drones - Óscar Barrero
Fue una dinámica intensa, manifestada en las continuas salidas de campo para vigilar cada etapa del cultivo en los tres distritos, pero la mayor recompensa tras este proceso conjunto que ha tomado más de un año es la divulgación de saberes a la comunidad.

(Más investigadores exitosos: Un ingeniero con bastante energía para investigar)

“Compartimos con la gente y le mostramos los resultados, para familiarizarla con el uso de los drones y para qué sirven, con todo su alcance”, explica Barrero, en relación con las capacitaciones llevadas a cabo durante el proyecto tanto en las tres zonas como en la oficina de Fedearroz en Ibagué.
 
Imagen dron volando en cultivos de arroz

Me gusta que lo que uno desarrolla en investigación sea útil para algo, no solo para escribir artículos y ya, sino que se pueda usar".

Óscar Barrero Mendoza
Otra de las principales enseñanzas tras este proceso se relaciona con el potencial que la región tiene para hacer frente a los tratados de Libre Comercio, que han propiciado la reducción de aranceles y, a su vez, la masiva importación del grano, por lo que “somos conscientes de usar la tecnología para mejorar”, concluye.

Información adicional